Aprende a vivir sola sin encontrarte sola

February 12, 2018  —  By

No es un trabalenguas. Si aprendes a estar sola, te puedes abrir un mundo de opciones y tener el control de tu vida sin estar rodeada de gente para no sentirte vacía.

Estar sola me ayuda a disfrutar de mi propia compañía y eliminar algunas creencias de mi mente que condicionaban mi comportamiento.

Estar sola no es discriminarse

Se confunde estar solos con discriminación y aislamiento de los demás. Y si lo sentimos así, es porque las personas nos lo recuerdan a cada momento.

Me sucedió cuando me reconcilié con mi soledad, aprendí a disfrutar de mí y a escuchar frases a mi alrededor como “eres antisocial”.

Sin embargo, estar sola no tiene que ver con ser social, pero aprendí a disfrutar mis momentos en soledad y no tengo la obligación de ver mis amigos porque hace mucho que no los veo.

Me sucedía que antes de sentirme bien conmigo misma, me invadía una presión inmensa si había un evento y no tenía deseos de ir. Mi pensamiento era todo un conflicto: lo que en realidad quería y lo que “debía” hacer.

Presión de la sociedad

A veces no nos damos cuenta, pero la sociedad nos presiona continuamente. Las personas, creencias, películas…

Pensamos que las relaciones tienen que ser para siempre y aferrarse a ellas porque si se acaban, es el final de nuestra vida social.

Sin embargo, estamos conscientes que podemos hacer nuevos amigos o encontrar una nueva pareja. No estamos limitados pero así lo creemos.

Aún nos cuesta asimilar la frase “los finales pueden ser nuevos comienzos”.

Caminar en dirección opuesta

Cuando comienzas a caminar en dirección opuesta, a debatir creencias, a dejar de hacer cosas a las que antes te sentías obligado, todo se hace muy difícil.

Nada fácil es volverse “diferente”. Pero cuando esta situación nos haga sentir miedo, pensemos en todas las acciones que contradijeron lo que estaba establecido y ahora tienen éxito.

Las modelos de ahora no tienen que ser delgadas como antes.

Este es un ejemplo que puede ayudar a no seguir el mismo curso que toman los demás.

Cuando empecé a entender mi miedo a estar sola, fui consciente de que tenía mi autoestima muy baja.

Todo esto lo dejé atrás cuando empecé a conocerme mejor, a estar sola y reconocer que no necesitaba a nadie. Porque no es igual necesitar que elegir.

Puedo elegir quedarme con mis amigos o tener pareja. Puedo elegir ir a una fiesta, pero no necesitar estas cosas para no sentirme sola.

¿Te has visto alguna vez en esta tesitura? ¿Has evitado estar solo?

Si eres de los que ha conseguido estar bien consigo mismo, sabrás lo mucho que esto te ayuda a tener relaciones más sanas y actuar conforme a lo que sientes, no a lo que piensas que debes.

Comentarios aqui: