Aprenda a combatir las várices con ajo y aceite de oliva

Además de aplicar este remedio a diario para combatir las várices con ajo y aceite de oliva, es importante que cuidemos nuestra alimentación y practiquemos ejercicio.

Las várices y esas arañitas antiestéticas son signos visibles de una complicación circulatoria que se despliega en la parte inferior del cuerpo.

Son causadas cuando los capilares y las venas se dilatan.

Aunque son más comunes a partir de los 50 años, existen factores que pueden provocar su aparición desde jóvenes.

Existe una amplia variedad de tratamientos y productos cuyos efectos disminuyen su tamaño y mejoran la salud circulatoria.

Entre estos tratamientos encontramos uno 100% natural que, por su composición, mejora el problema sin provocar reacciones indeseables.

Hablamos de un hidratante natural a base de aceite de oliva y ajo que ofrece nutrientes para mejorar la inflamación y las dificultades de la circulación.

¿Quieres saber cómo prepararlo?

Tratamiento de ajo y aceite de oliva contra las várices

La combinación de ajo y aceite de oliva da como resultado una loción de textura oleosa que, con un poco de jugo de limón, reduce la presencia de varices.

Este tratamiento ejerce un fuerte efecto antiinflamatorio, tonificante y reafirmante que facilita la disminución de las venas dilatadas y activa el paso correcto del flujo sanguíneo.

Aplicar la mezcla con masajes circulares mejora la circulación, activa el sistema linfático y ayuda a eliminar las toxinas que detienen la correcta oxigenación de las células.

Cuenta con un efecto calmante que baja la sensación de tensión y dolor cuando se agravan.

Recomendamos iniciar su uso tan pronto como notes la primera vena anormal, mientras más rápido se atiendan más fácil es eliminarlas.

Eso sí, es necesario ser constantes con su uso para obtener los resultados en la forma deseada.

¿Cómo preparar este tratamiento natural?

Elige ajos enteros y aceite de oliva extra virgen para cerciorarte de que sus propiedades en el tratamiento sean las mejores.

Ingredientes

12 dientes de ajo

½ taza de aceite de oliva extra virgen (100 g)

1 frasco de vidrio

El jugo de 1 limón

Preparación

Pele los dientes de ajo, córtelos por la mitad y tritúrelos hasta conseguir una pasta.

Coloca el ajo triturado en un frasco de vidrio, agrégales el aceite de oliva y el zumo de limón.

Tapa bien el frasco y colócalo en un lugar fresco y oscuro, toda la noche.

Al otro día, remueve con un utensilio de madera y cuela para separar los restos de ajo.

Modo de uso

Frota el producto con suaves masajes circulares en las áreas del cuerpo afectadas por las varices y presiona con las yemas de los dedos para alentar la circulación.

Deja actuar y que se absorba durante una hora. Luego enjuaga con agua fría.

Repite la aplicación mínimo tres veces a la semana en horas de la noche.

Para mejores resultados, combina el uso de este producto natural con ejercicios y una dieta balanceada.

Anímate a probarla y descubre que no tienes que gastar demasiado para acabar con las varices.