Antes De Fallecer Escribió Una Carta Pidiendo Respeto Y Amor Para Todos Los Ancianos.

0

¿Conoces la carta que escribió una anciana antes de morir? Estas palabras han removido muchos sentimientos en las redes. No puedes dejar de leerla así que presta mucha atención.

Muchas veces no valoramos las cosas importantes de nuestras vidas. Debemos rescatar esos valores y darle aprecio a lo que se merece.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Anciana escribe carta antes de morir y emociona a la web

¿Qué es lo que ven enfermeras? ¿Qué es lo que ven?
¿Qué piensan cuando me miran?
Una vieja malhumorada, no muy inteligente.

Con hábitos extraños y mirada distante.
Aquella a la que se le cae la comida de los bordes de los labios y nunca responde.
Aquella a la que dicen alto: “Por lo menos pudiera intentar”

La que parece no tener conciencia de las cosas que hacen.
Y que siempre pierde algo, ¿La media o el zapato?

Aquella que sin resistir o no, deja que ustedes hagan lo que quieran.
La que pasa la gran parte de sus días en el baño o comiendo.
¿Es eso lo que creen? ¿Es eso lo que ven?

Pues entonces, enfermeras, abran sus ojos, ustedes no me ven.

Les voy a decir quién soy, ahora que estoy sentada haciendo lo que ustedes me dicen o comiendo lo que ustedes piden.

Yo soy una chica de 10 años, con padre y madre.
Hermanos y hermanas que se aman.

Una chica de 16 años con alas en los pies.
Que sueña en breve encontrar el amor.

Una novia de 20 años, con el corazón latiendo.
Recordando los votos que prometió cumplir.

Con 25 años ya tiene sus propios hijos, aquellos que va a orientar y ofrecer un hogar seguro.

Una mujer de 30 años, cuyos hijos crecen rápido.
Unidos con lazos que deben durar.
A los 40, mis hijos crecieron y se fueron.

Pero mi marido está conmigo para que yo no esté triste.
A los 50, volvieron a jugar nuevamente en mi regazo los bebés.

Ella es la madre dedicada de ayer, la amante que entregó su corazón.
¿Quién es ella? Ella amó incondicionalmente a sus hijos y sus nietos, ahora ausentes.

Ella es aquella que sufre callada para no volverse un estorbo para la familia. Aquella que espera, los días feriados, una visita, una flor, un cariño que nunca llegan.

Ella vive, siente, ama. Ella todavía cuida de la familia, es lo que le permite ser cuidada por quien no lo hace.

Ellos merecen amor, cariño y compañía, merecen un final de vida digno.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here