Anciana de 98 años se muda a un asilo para cuidar a su hijo de 80

0

“No importa la edad que tengas, nunca dejas de ser madre”, esto lo tiene muy claro Ada Keating, una mujer de 98 años. Pero la dulce ancianita no solo demuestra con palabras su gran amor por su hijo, lo hace con hechos; por lo que la mujer de avanzada edad se mudó a una residencia en Liverpool para cuidar de su hijo Tom, de 80 años. Tom necesita cuidados especiales y requiere además mucha atención, por lo que Ada decidió ingresar en 2016 a una residencia para darle su amor materno y los inigualables cuidados de una madre a su también anciano hijo.

Madre e hijo se aman y cuidan mutuamente

Ada sólo aguantó unos meses sin Tom en casa, ya que madre e hijo son inseparables y les encanta pasar tiempo juntos. Ada enviudó y él nunca se casó, vivió siempre en el hogar familiar. Su vínculo es tan fuerte que la madre no ha dudado en mudarse a la residencia de Moss View, en Liverpool, para cuidar de su hijo, según explica el Liverpool Echo .

“Cada día voy a la habitación de Tom a darle los buenos días y las buenas noches. Si salgo a la peluquería, él está pendiente de mi regreso y cuando regreso me recibe siempre con los brazos abiertos para darme un abrazo. No importa la edad que tengas, jamás dejas de ser madre”, exhorta Ada.

Su hijo Tom está más que encantado de tener a Ada como vecina. “Ahora que ella vive aquí estoy feliz de ver a mi madre cada día. Ella es buena cuidando de mí”.

Como toda una madre y a pesar de la avanzada edad de Tom, Ada aún le llama la atención cuando lo cree necesario. A veces le dice: “¡Compórtate!”

Ada tuvo cuatro hijos junto a Harry, su difunto esposo. Tom, Barbara, Margi y Janet, quien murió cuando tenía 13 años.

La familia está feliz de que ambos puedan estar juntos otra vez. Debi Higham, nieta de Ada, y otros miembros de la familia los visitan con frecuencia.

“Es conmovedor ver la estrecha relación que tienen madre e hijo. Estamos muy contentos de poder cuidar de ambos y satisfacer sus necesidades”, explica Philip Daniels, uno de los cuidadores de la residencia.