Adiós a la glucosa, el colesterol, los lípidos y los triglicéridos en la sangre de forma rápida y segura.

0

 

La auyama (ayote, calabaza) aporta muchos beneficios a tu cuerpo, entre los que se encuentran:

Combate la anemia: comer la pulpa es un tónico excelente para combatir la anemia en niños y ancianos. Coma diariamente pulpa cruda y rallada, sazone con aceite de oliva y sal al gusto. La flor y el fruto de la calabaza también pueden ser consumidos como vegetales para fortalecer el organismo. Son excelentes para combatir la desnutrición.

Artritis: Permite una estupenda alcalinización de la sangre, pues ayuda a liberar ácido úrico, y mejorar la circulación.

Combate resfriados: Además, la calabaza está repleta de casi el 20 por ciento de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, lo que puede ayudarle a recuperarse de los resfriados más rápidamente.

Arrugas: El jugo de auyama aplicado al rostro refresca y desvanece las arrugas.

La calabaza es buena para sus ojos: La vitamina A es esencial para la salud ocular y ayuda a la retina a absorber y procesar la luz. Una sola taza de calabaza contiene más del 200 por ciento de la ingesta diaria recomendada de vitamina A de la mayoría de las personas, lo que la convierte en una excelente opción para la salud óptica. La calabaza también contiene luteína y zeaxantina, dos antioxidantes que se cree que ayudan a prevenir las cataratas e incluso pueden retrasar el desarrollo de la degeneración macular.

Accidente cerebrovascular: ayuda a reponer el sistema rápidamente después de un ataque cardíaco.

Arterias obstruidas: comer el puré de semillas combinado con azúcar morena.

Fortalece el sistema inmune: La gran cantidad de vitamina A que proporciona la calabaza ayuda a su cuerpo a combatir las infecciones, los virus y las enfermedades infecciosas. El aceite de calabaza incluso ayuda a combatir varias infecciones bacterianas y micóticas.

Angina de pecho: las personas que sufren de angina de pecho o que han sufrido de un ataque al corazón, deben comer auyama 2 o 3 veces por semana.

Abscesos hepáticos: las hojas cocidas de la auyama alivian el hígado rápidamente. De la misma manera que la pulpa triturada.

“Hace unos años, mi antiguo maestro me mostró un análisis de sangre; lo que vi y quedé en shock”.

Los cinco parámetros principales de la sangre: triglicéridos, lípidos, urea, glucosa en sangre y colesterol, mostraron valores muy superiores a los niveles permitidos.

Le dije que la persona con esas cifras que debería estar muerta o que si estaba viva, era un milagro.

El profesor reveló entonces el nombre del paciente, que hasta entonces había sido un misterio.

 

¡El paciente era él mismo!

¡Me quedé sin palabras! Y le dije: “Pero ¿cómo es posible? ¿Qué ha hecho?”

Con una sonrisa me pasó una hoja de otro análisis, diciendo:

“Ahora, mire esto. Contraste los valores de los parámetros y vea las fechas”.

Eso es lo que hice. Los valores de los parámetros estaban claramente dentro de los rangos recomendados, la sangre era perfecta, pero la sorpresa aumentó cuando observé las fechas; la diferencia era de sólo un mes (¡entre los dos análisis de la misma persona!).

Le pregunté: “¿Cómo lo logró? ¡Esto es literalmente un milagro!”

Tranquilamente, me contestó que el milagro se lo debía a su médico, “Yo recibí el tratamiento de otro doctor”, me dijo. Ese tratamiento que usé varias veces, con resultados impresionantes.

Aproximadamente una vez al año, hago un análisis de mi sangre, y si encuentro algo fuera de lo normal, inmediatamente repito este proceso.

Aquí está el secreto:

Cada semana durante 4 semanas, compre, en la feria o en el supermercado, calabazas pequeñas o trozos de calabazas. No necesitas una calabaza grande.

ADIÓS A LA GLUCOSA EN SANGRE, COLESTEROL, LÍPIDOS Y TRIGLICÉRIDOS

Todos los días, pelar 100 gramos de calabaza, colocar los trozos en una licuadora (cruda), con un vaso de agua (¡sólo agua!), y batir bien, haciendo un batido con calabaza y agua.

Tome esta vitamina en ayunas, 15 minutos antes del desayuno.

Haga esto durante un mes.

Es posible controlar el resultado, hacer un análisis antes y después del tratamiento.

Según el médico, no hay contraindicación, ya que es sólo agua y una planta natural (¡no use azúcar!).

El maestro, un excelente ingeniero químico, estudió la calabaza para saber qué o cuáles son los ingredientes activos que contiene y concluyó, al menos parcialmente, en que está presente un solvente para el colesterol (LDL).

Durante la primera semana, la orina tiene una gran cantidad de LDL (bajo peso molecular), lo que resulta en la limpieza de las arterias y el cerebro, aumentando así la memoria de la persona.

Te sugiero que lo intentes.