A la madre le dijeron que se llevara a su bebé enana a casa para que muera, pero la niña demuestra que los médicos se equivocaron 14 años después

0

Los hijos son una bendición de Dios para nosotros, pero no todos los padres pueden tener un hijo, algunos incluso deben lidiar con la pena de que no nazca sano. Desafortunadamente, hay muchos bebés que nacen con problemas de salud graves que ponen mucho estrés emocional y financiero en sus familias. ¡Pero, Dios hace milagros y siempre está trabajando para nuestro bien! Fue en 2003 cuando Brianne Jourdin dio a luz a su preciosa hijita. Le puso el nombre de Kenadie a su bebé, pero la niña sólo pesaba 2.5 libras y medía sólo 11 pulgadas de largo. No sólo era muy pequeña, sino que le faltaba parte del cerebro a Kenadie. Las enfermeras que cuidaban de Brianna y Kenadie llamaban a la niña “Pulgarcita”. Los médicos le informaron a Brianne sobre el estado de su hija y le dijeron que lo más probable es que la niña muriera por el grave daño cerebral que había sufrido. De hecho, le dieron sólo unos días de vida.

Brianne llevó a Kenadie a ser bautizada el día que nació. “Fue como un duelo”, dijo Brianne. “La idea que de toda la vida imaginaste para tu hijo de repente te ha sido arrebatada.” Pero, Kenadie vivió más allá de la expectativa que los médicos le dieron. Y, a los 8 meses de edad, Kennedy fue diagnosticado con una rara forma de enanismo primordial. Esta condición puede causar envejecimiento prematuro, fragilidad ósea, problemas respiratorios y muchos otros problemas médicos que dan miedo. Pero, 14 años después, ¡Kenadie sigue viva y está prosperando! Esta niña sigue desconcertando a los médicos que una vez dijeron que no lo lograría.

“Tiene buen corazón, es cariñosa y quiere compartirlo todo con todos. Ella es luchadora, decidida e independiente”, dijo Brianne, “Kenadie es como los demás niños y tiene pasiones”. Le encanta patinar sobre hielo e ir a jugar a los bolos con sus amigos, y Brianne no podría estar más orgullosa de sus logros. “Me enorgullece, me hace llorar, lloro cada vez que ella está en la pista de patinaje”. Lloro por todo lo que hace”, dijo Brianne. “Definitivamente ha demostrado que todos esos médicos están equivocados. Ella había desafiado todas las probabilidades. Ella ha superado tantos obstáculos“.