7 signos tempranos de alarma que no debemos ignorar del infarto

0

“Los síntomas pueden aparecer semanas o incluso meses antes de un ataque al corazón”.

Cuando le preguntas a alguien sobre los síntomas tempranos del ataque cardíaco, inmediatamente responde: “dolor en el pecho”. Sin embargo, muchas personas pueden experimentar un leve dolor de pecho, similar a la indigestión, o ningún dolor; particularmente las mujeres y personas diabéticas.

Y mientras parece que los infartos atacan sin advertencia, regularmente sí se presentan algunos signos tempranos que no debemos ignorar. De hecho, “El 75% de las víctimas de infarto experimentan algún síntoma temprano”, según expresa un estudio de la Universidad de Harvard sobre este tema.

Aquí te mostramos siete signos de alarma de que puedes ir en dirección a un ataque cardíaco semanas, o incluso meses antes de que ocurra.

7 síntomas de un infarto un mes antes de ocurrir:

  1. RITMO IRREGULAR Y RÁPIDO.

Episodios repentinos y sin explicación del aumento del ritmo cardíaco puede advertir de que algo no anda bien. Es momento de visitar a su médico. Este episodio puede aparecer rápidamente y durar más de dos minutos, provocando mareo y debilidad. Si sufres de ansiedad, no confundas un corazón palpitante con un ataque de pánico.

  1. DOLOR DE HOMBRO, CUELLO, MANDÍBULA O BRAZO.

Mientras el dolor de pecho es bien conocido como signo de infarto es mucho más fácil ignorar este signo, si el dolor es parecido al típico dolor de hombro, cuello o mandíbula. Cuando el tejido cardíaco resulta lesionado, el cuerpo envía señales de dolor a través de la espina dorsal provocando estos tipos de dolores.

El dolor puede viajar desde el hombro hasta el brazo o la mano, aparecer entre los omoplatos, o incluso viajar hacia arriba: a la mandíbula y las orejas. Puede ser agudo o un dolor sordo que va y viene. Si el dolor empeora con esfuerzo y mejora con descanso, deberías ver a un especialista.

  1. FATIGA SEVERA

Algunos experimentan meses de fatiga severa antes de que ocurra un infarto. Las mujeres parecen ser más propensas a este síntoma. Un estudio del Instituto Nacional de la Salud encontró que más del 70% de las mujeres experimentaron fatiga severa en las semanas previas al infarto.

Si la fatiga se presenta sin advertencia o luego de un esfuerzo, y no parece ser causado por enfermedad o falta de sueño, vale la pena hacerse un chequeo médico.

  1. INSOMNIO Y ANSIEDAD. 

Muchas personas miran atrás y se dan cuenta de que han experimentado problemas de ansiedad y falta de sueño, incluso meses antes de sufrir un infarto. Esto se debe a una reducción del aporte de oxígeno por una enfermedad cardíaca causada por ansiedad, insomnio y agitación.

  1. INDIGESTIÓN, NÁUSEAS Y DOLOR ESTOMACAL.

Cuando la grasa se acumula en las arterias, esto puede bloquear el aporte sanguíneo del corazón, causando angina de pecho; la cual es una sensación de aplastamiento del pecho. A veces el cuerpo envía estas señales de dolor al abdomen causando dolor estomacal.

  1. SUDORACIÓN EXCESIVA.

Los expertos han encontrado recientemente una relación entre la sudoración y los problemas del corazón. La sudoración excesiva puede ocurrir en muchas áreas del cuerpo, tales como la espalda, el pecho, palmas de las manos, plantas de los pies. Si nota que su piel está inusualmente pegajosa y no ha tenido fiebre: es buena idea hablar con su médico.

  1. FALTA DE AIRE Y MAREOS. 

La falta de aire es otro signo que a menudo se pasa por alto. Un estudio publicado en la Revista de la Circulación reportó que el 40% de las mujeres con problemas cardíacos experimentaron dificultad para respirar hasta seis meses antes de presentar un episodio cardíaco o infarto.

Si siente que no puede tomar una inspiración profunda o siente mareos, podría ser debido a la falta de oxígeno en su sistema, por una debilidad cardíaca.