7 formas de proteger el medio ambiente

0

A menudo, una vez que consideramos la protección del medio ambiente, pensamos que debemos hacer grandes inversiones o procesos que están fuera de nuestro alcance. A diferencia de esto, la verdad es que las actividades diarias son las más importantes, aunque nos parezcan una insignificante donación.

Aunque es un hecho que muchos de nosotros nos hemos vuelto más conscientes y hemos adoptado ciertas costumbres amigables con el medio ambiente, aún queda mucho por hacer.

He aquí una guía para abrazar un estilo de vida mucho más amistoso y verde con nuestro entorno. Puede que descubras que no hay ningún obstáculo. ¿A qué esperas exactamente para adoptar algunas costumbres ecológicas?

Minimizar el efecto negativo de la vida humana en el medio ambiente es esencial para la continuación de la existencia en el mundo.

7 Formas de proteger el medio ambiente

  1. Reducir el uso del automóvil

Los vehículos que se conservan correctamente. Es decir, esos vehículos que reciben un buen mantenimiento obtienen un mejor rendimiento de combustible y emiten menos contaminantes.

Por otro lado, no llenes el tanque de gasolina. El sobrellenado causa obstrucciones que descargan hidrocarburos y otros compuestos tóxicos a la atmósfera.

Mejor aún, aparca el coche. Camine, ande en bicicleta o use el transporte público siempre que sea posible. El tráfico de vehículos contribuye significativamente al smog.

Estas actividades permiten reducir a la mitad las emisiones de CO2 generadas por una ciudad, en función de su densidad de población. Teniendo esto en cuenta, muchos países han empleado sistemas de transporte más respetuosos con el medio ambiente. Se trata de mover más individuos, generando menos influencia en el ecosistema.

Además, la gran mayoría de los países europeos promueven el uso de otros medios de transporte como la bicicleta. Este tipo de transporte, además de proteger el medio ambiente contribuye a mejorar el nivel de vida de los ciudadanos porque es un gran ejercicio. También la bicicleta ayuda a reducir el estrés causado por el tráfico.

  1. Uso consciente del agua

El uso lógico del agua es uno de los pasos más esenciales para salvaguardar el medio ambiente. Hay que recordar que se trata realmente de un recurso natural no renovable.

Cerrar el grifo mientras se afeita, se cepilla los dientes, se enjabona en la ducha o lava los platos puede ahorrar el 90% del consumo de agua. Lo mismo ocurre cuando se lava el coche con un cubo de agua en lugar de con la manguera.

Hacer correr el agua mientras realiza alguna tarea cuesta dinero y desperdicia agua. Use la manguera sólo para enjuagar. Barra la acera y el camino de entrada en lugar de limpiarlos rociándolos con la manguera.

Asimismo, no laves los platos hasta que tengas una carga completa. De la misma manera, lave una carga completa de ropa. Su lavadora usa 40 galones de agua. Llene esto o fije el nivel del agua al tamaño de su carga.

Riegue el patio o su jardín a primera hora de la mañana, una vez que el agua se haya absorbido no se evapora con el calor de la tarde. No riegue más de una vez por semana, y sólo si no ha llovido.

Cada minuto que el grifo corre, cinco galones de agua se van por el desagüe.

  1. Uso eficiente de la electricidad

Entre las mayores creaciones de la humanidad, la energía ocupa un lugar importante. Nuestra tarea diaria gira en torno al consumo de energía. Por consiguiente, la conciencia de sus consecuencias sobre el medio ambiente debería variar las costumbres de las personas.

Apague las luces cuando no las esté usando, reemplace las bombillas ordinarias por bombillas de bajo consumo, mantenga los cargadores desconectados cuando no los estés utilizando. Estas son algunas de las prácticas que se pueden implementar para salvaguardar el medio ambiente.

Considerar el consumo de energía de los aparatos electrónicos o electrodomésticos puede ser un medio para contribuir.

El ahorro de energía reducirá sus facturas de servicios públicos y ayudará a evitar la demanda máxima en las plantas de servicios.

  1. Coma alimentos orgánicos y locales

Evite comprar productos procesados. Usted puede crear su propio compost (abono) sin costo alguno y utilizarlo en su jardín. Considere las sustancias que usted usa en su casa, ya que éstos finalmente encuentran la manera de llegar al sistema de drenaje del agua. Use alternativas naturales cuando sea posible. Compre alimentos orgánicos. No utilice fertilizantes ni pesticidas artificiales, pues así evitará que se contaminen los hábitats y entren en la cadena alimentaria.

Cuando salga a caminar o a hacer ejercicios, evite pisotear las plantas y haga un esfuerzo para no perturbar la vida silvestre.

  1. Clasificación y reciclaje de residuos

Si su vecindario no ofrece un plan de reciclaje, solicite a la policía local que comience uno. No coloque materiales peligrosos en la basura. Guarde pinturas, pesticidas, químicos de jardín, baterías de automóviles, aceite de desecho y sustancias similares para su posterior recolección de desechos tóxicos en su hogar regional.

Por ejemplo, el mercurio es un contaminante persistente que sube por la cadena alimentaria y puede causar importantes problemas de salud. Nunca aspire el mercurio derramado.

¿Papel o plástico? Mejor aún, lleve una bolsa de lona a la tienda de comestibles y reutilícela cada vez que vaya de compras.

Use ambos lados del papel. Configure su propia copiadora para realizar copias a doble cara y reducirá considerablemente el uso de papel.

También utilice baterías recargables. Muchas baterías contienen compuestos que es mejor mantener fuera de los vertederos.

La cultura del reciclaje es una participación muy simple de efecto positivo y fantástico. La mayoría de los desechos generados por el hombre terminan dañando la biodiversidad.

Por lo tanto, el reciclaje y la clasificación de materiales que cumplen con este problema es un enfoque simple para salvaguardar el medio ambiente.

  1. No queme los desechos en su patio o jardín. Es ilegal en muchas regiones porque al quemar los desechos se generan esporas de moho, hollín y otros contaminantes que podrían agravar las alergias y provocar problemas respiratorios.
  2. Planta un árbol.  Los árboles absorben dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. Por lo tanto, empieza tú sembrando uno.