5 creencias populares, pero falsas de la fe

0

En muchas expresiones de la cultura popular contemporánea la preocupación central de la fe es el acto de creer o tener fe.

Pero ¿qué es tener fe? La fe es una palabra importante y un concepto imprescindible para los cristianos, pero muchos todavía están confundidos sobre qué es fe y lo que realmente significa tener fe. Somos salvos por tener fe en Jesús, y no por nuestro esfuerzo u obediencia. La Biblia enseña que la fe está asociada a una cierta persona (Jesucristo), conocimiento o un conjunto de creencias. Es la convicción de algo que no vemos.

La fe es creer ciegamente en el valor, autenticidad o la confiabilidad de alguien o de algo. En el cristianismo la fe es un conocimiento seguro de la existencia de Dios y la confianza en la persona y obra de Jesucristo.

La palabra “fe” es frecuentemente usada en la cultura contemporánea y se refiere principalmente al acto de creer, no al contenido de la creencia. En la película Dogma, vemos un ejemplo de ello: le preguntan a Serendipity, una musa, cuál es la religión correcta y responde: “No se trata de lo que es cierto o incorrecto, es una cuestión de fe. No importa lo que creas, sólo lo que crees”.

En la cultura popular, el objeto de la fe raramente se especifica; puede ser amor, esperanza, destino, caridad, lo desconocido, uno mismo, alguien o Dios.

A continuación, te mostramos 5 cinco equivocaciones sobre lo que significa fe.

Fe como necesidad personal

En el episodio de Los Simpson, Lisa Simpson, la escéptica, vemos un ejemplo de ello. Hablando con su hija Lisa, Marge Simpson dice que la fe significa que “hay algo más en la vida que no vemos”. Es importante “dar un salto de fe de vez en cuando” porque “todo el mundo necesita algo en que creer”. El foco del asunto es el beneficio individual de tener fe y el resultado es que la fe es maleable a las necesidades específicas de quien tiene fe.

Fe como esperanza

Otros ejemplos de esto se encuentran en la música popular. Si el género es hip-hop, rap, country, pop o rock, “fe” es sinónimo de “esperanza” y generalmente en referencia al amor o las relaciones. “Faith” de George Michael y la nueva versión de la música Limp Bizkit nos recuerda que la fe no significa que ciertas enseñanzas religiosas son verdaderas, pero esperar que valga la pena correr el riesgo de terminar una relación con el fin de “esperar algo más “.

Fe como origen de fuerza

“Tu fe en mí”, la canción de Jessica Simpson es una celebración de la fe, entendida como confiabilidad y fuerza, como la base del amor: “Tu fe en mí, eso me atrae cuando no hay nada de que apoyarme, cuando caigo, cuando estoy débil. Toda la fuerza que necesito es tu fe, baby “.

Fe esperando por un milagro

La fe también es usada como esperanza contra todas las probabilidades o resoluciones en tiempos de dificultad. En la película John Q, John Q. Archibald anima a su esposa durante la desesperada situación médica del hijo, alentándola a “tener fe”, que es “creer en aquello en que usted no quiere creer”. En ese sentido, la fe es reconocer que la situación de su hijo es un imposible y está desesperada, y no hay nada que pueda hacerse, excepto esperar un milagro del destino.

Fe como mercancía

Hasta hace poco, si alguien hablaba sobre la fe en la cultura pop, esto se hacía en privado, porque la fe no valía nada en el mercado. Sin embargo, eso cambió y ahora es un tema importante del entretenimiento y un tema de la cultura popular. La fe se convirtió en una mercancía. Como resultado, la fe se adapta a las necesidades del consumidor y es una cuestión sentimientos, de interés personal y convicciones individuales.

¿Qué revela esta cuestión de la fe?

Todo esto revela una profunda religiosidad o espiritualidad cultural. De muchas maneras, nuestra cultura es “muy religiosa” (Hechos 17:22). La clave no es sólo criticar el uso de la fe en la cultura, sino señalar de manera sencilla y clara que creemos en Él, en quien tenemos fe para el perdón de nuestros pecados.

Justin Holcomb enseña teología en el Seminario Teológico Reformado y en el Seminario Teológico Knox. Justin escribió: Sobre la gracia de Dios y coautoría con su esposa Lindsey, en “Rid of My Disgrace: Hope and Healing for Victims of Sexual Assault”.