4 remedios caseros para el acné

0

4 remedios caseros para el acné.

Tener una piel clara y lisa es una prioridad para muchos de nosotros. Pero desafortunadamente debido a una variedad de razones, el acné y las espinillas pueden afectarnos hasta la edad adulta; y aunque creemos que cada persona es única y bella, tener acné, ya sea en la cara o en otro lugar, puede causar estragos en su autoestima e interacción con otros.

Muchos de nosotros creemos que estas molestas imperfecciones son cosa del pasado, pero con 50 millones de estadounidenses afectados por el acné anualmente, y siendo la afección cutánea más común en los Estados Unidos, es claramente un problema que nos afecta a muchos de nosotros.

Así que conozcamos la diferencia entre el acné y las espinillas, las causas por las que puedes estar teniendo brotes y 4 remedios caseros para el acné que puedes usar dependiendo del tipo de brote que tengas.

Diferencia entre acné y espinillas.

Seguramente has escuchado muchos nombres para referirse a estas manchas faciales: acné, espinillas, granos, barros y puntos blancos. ¿Pero sabes la diferencia?

Una espinilla, o un grano, es una mancha dura e inflamada en la piel que puede aparecer en muchas formas y tamaños. Puede ser una espinilla, un punto blanco, un bulto rojo tierno o un nódulo inflamado rojo grande. Una espinilla está compuesta de restos y bacterias, que pueden extenderse a otro poro, causando otra espinilla.

Cuando uno de estos de repente se vuelve doloroso, es debido a que estás experimentando brote, y cuando tienes múltiples granos a la vez, estás experimentando acné. Cuando tienes acné, las áreas afectadas a menudo son dolorosas y se encuentran inflamadas.

¿Qué causa el acné y/o los brotes? 

La piel se compone de un promedio de cinco millones de poros, con aproximadamente 20,000 de ellos solo en la cara. Cada poro es la apertura a un folículo, que está compuesto de pelo y una glándula sebácea. La glándula libera aceite que viaja hasta el cabello, fuera del poro y sobre la piel, manteniendo la piel hidratada y suave. Una espinilla se produce cuando el poro se bloquea con aceite, piel muerta o bacterias.

El acné puede ocurrir durante este proceso de lubricación, cuando tus folículos producen demasiado aceite y cuando la piel muerta o las bacterias se acumulan en tus poros. Las espinillas salen a la superficie como resultado de bacterias que crecen en un poro obstruido y el aceite no puede escapar.

Los jóvenes son más propensos al acné durante la pubertad, pero para otros que experimentan un brote repentino o acné persistente, hay muchos factores involucrados.

Uno de los factores desencadenantes más comunes son los cambios hormonales. Un aumento en la testosterona puede aumentar la producción de aceite, por ejemplo, lo que puede resultar en un poro obstruido. Esto muy comúnmente ocurre justo antes del período menstrual de una mujer.

Otro desencadenante común es una dieta pobre. Los carbohidratos simples y el azúcar, como la pasta, el pan y los dulces, pueden provocar la respuesta inflamatoria de la piel, lo que provoca un brote. Los lácteos son otro gran peligro, debido a las hormonas presentes en productos no orgánicos de animales alimentados con hormonas.

¿Estresado? Hay un grano para eso. La razón por la que pueden aparecer espinillas al lidiar con este problema mental, es debido a la liberación de la hormona cortisol, que le dice a tu cuerpo que genere más aceite, que finalmente se acumula y obstruye los poros.

¿Cómo se pueden tratar cada una de estas causas de forma natural? 

Debido a que la piel varía de persona a persona, algunas personas con piel seca, otras aceitosas y algunas combinadas, los tratamientos pueden variar, pero es importante que todas las personas eviten explotar o exprimir los granos, la limpieza con químicos fuertes, una dieta alta en alimentos procesados, deshidratarse y no permitir que su piel se adapte a la nueva rutina de cuidado de la piel. Aunque hay varios medicamentos recetados y opciones de venta libre, estos pueden ser ineficaces y, en el mejor de los casos, costosos. ¿Qué tal si mejor te diriges a tu cocina o jardín para utilizar los abundantes remedios de la Madre Tierra?

1. Enjuague de miel casero. 

Para prevenir y tratar la espinilla obstinada, los puntos negros, los puntos blancos o en brote, intente una limpieza suave con un lavado casero de miel hecho con 1 cucharada de aceite de coco derretido y 3 cucharadas de miel.

2. Tónico de vinagre de sidra de manzana. 

Si tienes acné crónico, podría ser el resultado de bacterias y hongos que pueden extenderse y crecer en la superficie de la piel. Usar vinagre de sidra de manzana aplicándolo a una bola de algodón y pasándolo suavemente sobre la piel puede ayudar a restaurar los niveles naturales de pH de la piel y al mismo tiempo eliminar las bacterias.

Combine 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana, 20 gotas de aceite esencial de melaleuca y 2 cápsulas de probióticos vivos. Simplemente mezcle todos los ingredientes, vierta en una botella y use según sea necesario.

3. Mascarilla hidratante de miel y yogurt. 

Si no logra mantenerse hidratado, lo que da como resultado acné, hidratar la piel es la mejor manera de ayudar. Haga una mascarilla de yogur y miel mezclando una cucharada de miel con una cucharada de yogur natural sin azucar, luego aplíquelo en la cara y déjelo actuar durante 10 minutos. Se ha demostrado que ambos ingredientes no solo hidratan, sino que también disminuyen el acné.

4. Tratamiento de aloe vera o sábila. 

Los tratamientos de manchas son geniales para el acné hormonal, que las mujeres premenopáusicas a menudo los presentan al tener su período menstrual. Se ha demostrado que el aloe vera o sábila elimina las bacterias en los poros obstruidos, al tiempo que proporciona una capa protectora sobre la piel para favorecer su curación.

Puede comprar productos de aloe vera en la tienda o hacer su propio tratamiento en casa quitando una hoja entera de la planta de sábila. Con un cuchillo retire toda la piel verde de la hoja de sábila, quedando solo con el llamado “cristal de sábila”, que es de consistencia gelatinosa y transparente, y aplique este directamente sobre el área afectada.

¿Cómo se puede prevenir el acné?

Puede ser difícil evitar que ocurra el acné, pero tomar los pasos adecuados para promover la salud de la piel es un buen lugar para comenzar.

Lavarse la cara dos veces al día, quitarse el maquillaje, limpiarse la piel antes de acostarse, ducharse después del ejercicio, seguir una dieta saludable con un mínimo de azúcares refinados, identificar y reducir los ingredientes problemáticos como lácteos y reducir el estrés son beneficiosos.

Además, nunca está de más lavar la funda de tu almohada con más frecuencia.