9 normas de convivencia que deberías enseñarle a tus hijos

9 normas de convivencia imprescindibles para criar hijos seguros de sí mismos con una sana autoestima…

Una casa sin reglas puede ser caótica y frenética. Establecer reglas básicas en la casa para los niños les dará a sus vidas estabilidad, organización y paz. Y no solo esto, el crecer en un hogar con reglas les enseña a los niños a respetar, a tener responsabilidad, y muchas otras habilidades sociales de las que sacarán provecho en su futuro.

Por esto te traemos 9 tips para que empieces a poner orden en tu hogar y con tus hijos. 

1. Discute lo que quieres alcanzar con tu pareja. 

Antes de iniciar a establecer reglas en tu hogar necesitas decidir cuáles son tus metas, que quieres lograr con esto. Qué está funcionando y qué no en tu hogar, y si existe algún problema de comportamiento específico al que quieras dedicarte. Anota lo que quieres alcanzar y luego discútelo con tu pareja. De esta forma ambos estarán en sintonía a la hora de la corrección.

2. Sostén una reunión familiar. 

Ya sea que tus hijos estén en la guardería, primaria o secundaria, sostener una reunión familiar con ellos para discutir las reglas familiares es una excelente forma de hacerle saber a tus hijos lo que piensas hacer y hacerles sentir valorados. De esta forma es más probable que respeten las reglas.

3. Coloca las reglas donde todos puedan verlas. 

Es importante que los niños vean las reglas de la casa en un lugar prominente de la casa, como por ejemplo en el refrigerador. Para niños menores, puedes hacer dibujos que identifiquen las nuevas reglas.

4. Promueve el trabajo en equipo.

No olvides lo importante que es que la familia trabaje junta y como un equipo. En lugar de ser padres contra hijos, hablen acerca de cómo pueden lograr trabajar todos juntos, respetándose los unos a los otros. Pedir permiso al tomar algo prestado, avisar si va a algún lugar, por poner algúnos ejemplos.

5. Se claro y concreto. 

Los niños prosperan con reglas. Puede que protesten a la hora de la siesta, o reclamen que no les gustan las reglas, pero la realidad es que la mayoría necesita reglas para sentirse seguros. Saber cuáles son sus límites es una de las razones por las cuales se deben aplicar reglas en la casa.

6. Establece responsabilidades.

Las tareas en el hogar son para todos, siendo cada tarea adecuada a las edades de cada uno de los integrantes. No minimices lo que tu hijo puede hacer, aunque tenga 2 años. Hay tareas adecuadas para todos participar de los quehaceres de la casa.

7. Se ejemplo de lo que esperas de los demás.

Puede que pongas reglas para tus hijos, pero, si tú mismo no eres ejemplo de lo que pides, no esperes que tus hijos lo hagan tampoco. Los niños observan cada movimiento que los adultos hacen, así que si sienten que no estás actuando acorde a lo que pides no esperes que obedezcan sin protestar o sacarlo a colación. Sé ejemplo siempre.

7. Enséñales a utilizar las normas de cortesía.

Decir gracias, por favor, buenos días, permiso, perdón, tiene mayor impacto de lo que muchas veces pensamos en la vida y desarrollo de un niño. El usar las normas de cortesía ayuda a fomentar la amabilidad y afabilidad de los niños. Por eso no solo al salir, sino empezando por el hogar, es dónde debe cultivarse esta práctica.

8. Otorga premios y consecuencias.

Cuando un niño no siga las reglas establecidas las consecuencias no deben hacerse esperar, lo mismo si ha sido obediente.