10 cosas que un cuidador NUNCA debe hacerle a un enfermo

0

Cuidar de una persona enferma o con alguna discapacidad puede llegar a ser abrumador. Sin embargo, afortunadamente existen personas que han nacido con esa virtud de ayudar y cuidar de otros. Queremos que sepas que como cuidador o enfermero eres una pieza clave para la recuperación del paciente. Por esta razón, hemos escrito 10 cosas que un cuidador NUNCA DEBE hacerle o decirle a un enfermo.

1. Jamás discutas con el enfermo. Sobre todo, si padece alguna enfermedad degenerativa como el Alzheimer. Entiende su limitación y muestra empatía.

2. Escucha lo que dice, pues el enfermo tiene momentos de lucidez y puede estar diciéndote algo importante. Como que siente dolor, que necesita ir al baño… Pero no discutas con él, si crees que está diciendo algo que no tiene sentido, no trates de razonar con el paciente. En cambio, distrae su atención.

3. Jamás lo avergüences, todo lo contrario, celebra sus logros y dale ánimo.

4. No trates de sermonearlo, por el contrario, disipa sus preocupaciones. Trata de serenarlo.


5. Jamás le pidas que recuerde. Todo lo contrario, recuérdale tú las cosas a tu paciente. Si no logra recordar hechos o cosas, distráelo. No dejes que se impaciente por el hecho de no recordar.
6. JAMÁS le digas: “ya te lo he dicho”, repítele las cosas cuantas veces sea necesario.
7. JAMÁS le digas que “no puede”, con sabiduría trata de ayudarlo; y si te dice “yo puedo hacerlo”, déjalo. Si te dice que puede hacerlo, pero vez que en realidad no puede, dile como si le estuvieras rogando: “Es que me encanta mimarte, déjame ayudarte”. Nadie se resiste a un cumplido.

8. No le exijas ni le des órdenes. Sé gentil, pregúntale y enséñale a tu paciente.

9. Disfraza tu condescendencia. Algunos enfermos, sobre todo, aquellos que han sido independientes durante toda su vida no les gusta que las personas sientan lástima por ellos. Dale ánimos o ruégale.

10. No fuerces, refuerza la situación. Evita los conflictos, sé astuto y desvía conversaciones que podrían terminar en un disgusto para tu paciente. Y, por favor, no lo ignores. Jamás hables o actúes con él como si no estuviera presente.
Por favor, pasa la información. Es importante que todos los cuidadores sepan esta información.